#

La parábola del conducto


Hace algún tiempo en un fabuloso seminario de negocios escuché una historia que realmente me enseñó muchísimo, historia que después pude leer en el libro La Parábola del Conducto de Burke Hedges (super recomendadísimo) a continuación la compartiré una adaptación con Ustedes.
Hace mucho tiempo, en alguna villa italiana, había un serio problema de falta de agua. La aldea decidió licitar el trabajo de transportar agua desde el río cercano hasta la cisterna que estaba en la plaza central. El contrato se lo adjudicaron a un par de primos – Pablo y Bruno -.
Los jóvenes comenzaron a trabajar de inmediato y al finalizar el día ellos habían llenado el aljibe y les pagaron por cada balde de agua que llevaron.
Bruno estaba feliz con la paga,pero Pablo no estaba tan contento.
Su espalda le dolía y sus manos estaban llenas de ampollas, tenía que levantarse primero que todos y acostarse mucho mas cansado que la mayoría y cada día seguir cargando baldes.
Pablo le propuso a Bruno que comenzaran a construir un acueducto, una tubería que llevara el agua desde el río hasta el pueblo y no tener que seguir cargando baldes. Pero Bruno, no creyó en esa posibilidad pues se sentía cómodo y seguro con su nuevo empleo.
Pablo no se dejó robar su sueño y comenzó a trabajar en le construcción de su conducto durante las horas libres y los fines de semana.
Mientras Bruno dormía o estaba en el bar con sus amigos, Pablo seguía cavando poco a poco y con consistencia su zanja para la tubería. Pablo trabajaba mucho mas que Bruno, su esfuerzo era mayor, pero su sueño de un acueducto era muchísimo mas grande.
Los primeros meses no se veía mucho avance en la construcción de su conducto, pero con el paso de los días, Pablo, ya tenía que caminar menos para conseguir el agua y llenar los baldes, mientras que Bruno se veía cansado y fatigado, y tenía que seguir caminando hasta el río para llenar sus baldes.
“Los esfuerzos dolorosos en el corto plazo son iguales a los grandes resultados en el largo plazo”,“Mantenga fija su vista sobre el premio”, “Centímetro a centímetro se avanza” se decía Pablo así mismo a medida que enterraba su pica en el suelo rocoso. Los centímetros se convirtieron en un metro… el metro se convirtió en diez metros… y luego en veinte metros y después en cientos de metros…
¡Finalmente, el día de Pablo llegó, la tubería estaba terminada! ¡Los aldeanos lo rodearon para ir a ver cómo el agua llegaba, a través de la tubería, hasta la cisterna de la aldea! Ahora por fin, el pueblo tenía un suministro constante de agua, y los vecinos de la campiña se mudaron hacia la aldea. Ésta creció y progresó.
Una vez que la tubería se había terminado, Pablo ya no tenía que transportar más baldes. El agua fluía bien sea que él trabajase o no. Fluía mientras él comía. Fluía mientras él dormía. También funcionaba los fines de semana mientras él jugaba. Y mientras más agua llegaba constante al aljibe de la aldea, más dinero le llegaba al bolsillo de Pablo.
Esta historia es una adaptación tomada de La Palabra del Conducto de Burke Hedges
Estas Cargando Baldes o construyendo Conductos?
En esta peculiar y muy resumida historia se encuentra la esencia de nuestro negocio, y en forma metafórica encontramos la diferencia entre el ingreso lineal (cargar baldes) y el ingreso residual (le chorro del conducto).
Toda persona que cambia su tiempo, conocimiento y trabajo por un ingreso fijo o salario sabe que cuando va a trabajar le pagan y que cuando no va a trabajar le descuentan, su ingreso es muy parecido al de Bruno, le pagan por cada balde que lleva. Sin embargo, en el Network Marketing, encontrarás la forma de construir paso a paso y con consistencia un flujo constante de dinero a tu cuenta bancaria cada mes sin que necesariamente estés presente, de la misma forma en que a Pablo le flluía el dinero.
Hoy mismo puedes comenzar a construir tu propio conducto en un negocio de Marketing Multinivel sin dejar tu trabajo actual. Aumentarás gradualmente tus ingresos mensuales y poco a poco tus ganancias residuales se harán mas grandes que tus ganancias lineales. Con consistencia, decisión y sueños grandes podrás tener un ingreso residual lo suficientemente grande como para dejar tu trabajo actual y vivir tranquilo de tus regalías, vivir tranquilo gracias al chorro de dinero que genera tu conducto.
La parábola del conducto La parábola del conducto Reviewed by Alejandro Ib on 15:58:00 Rating: 5

Random Posts